¿Qué diferencia el fuet y la longaniza Pedragosa?

¿Qué diferencia el fuet y la longaniza Pedragosa?

¿Sabíais que la base de la mayoría de los embutidos curados es muy similar? Para hacer una buena longaniza o el mejor fuet, a Pedragosa utilizamos siempre carne de cerdo de primera calidad y tocino, lo condimentamos con sal y pimienta y lo embutimos en tripa natural.
El mismo sucede con otros embutidos como la somalla y la secallona, que tienen la misma base de trabajo y varían según medidas y tiempos de curación.

Siempre con tripa natural

Por lo tanto, y esto es importante, cualquiera de nuestros embutidos son extras y se puede comer la piel sin ningún problema. Si os gusta el gusto de montaña, tocaréis el cielo al probar la Longaniza Culana, una longaniza hecha con el que se considera el mejor tipo de tripa para embutir.

La medida es lo que marca la diferencia

La principal diferencia entre la longaniza, el fuet y el resto de embutidos curados es principalmente la longitud y el diámetro. Mientras que la longaniza estándar de Pedragosa pesa aproximadamente 500 gr., el fuet pesa tan solo 200 gr. El gusto resultante de un embutido y el otro variará, puesto que es mucho más rápido secar un fuet que una longaniza.

La curación lenta

En el caso de nuestros embutidos, trabajamos el secado del producto en zonas con mucho aire fresco, controlando la temperatura y la humedad para conseguir la curación justa. No aceleramos el proceso artificialmente sino que esperamos que el embutido tenga el tiempo de curación justo, tal como ya hacíamos artesanalmente desde principios del siglo pasado.
La longaniza tradicional requiere aproximadamente un mes y medio de curación, el fuet lo tenemos listo en tres semanas. En cambio, la longaniza culana, debido al grosor de la tripa, es la que pide un tiempo de curación más largo, de aproximadamente 10 semanas.

La ventaja principal es que con una misma base obtenemos productos muy diferentes, y nos decidiremos por uno u otro seguramente según el momento en que lo queramos comer. Una somalla a la mochila para ir de excursión, un bocadillo de fuet a media mañana de almuerzo y una longaniza cortadita fina y acompanyada de pan con tomate  para la cena con aquellos amigos con quienes queremos quedar tan bien.
Decidamos lo que decidamos, seguro que acertaremos. ¡Buen provecho!